(Español) Cultivo Ecológico y agricultura sostenible

Désolé, cet article est seulement disponible en Espagnol Européen. Pour le confort de l’utilisateur, le contenu est affiché ci-dessous dans une autre langue. Vous pouvez cliquer le lien pour changer de langue active.

El cultivo ecológico consiste en una agricultura sostenible, que busca la producción de alimentos de calidad utilizando técnicas respetuosas con el medio ambiente, y evitando el uso de productos químicos de síntesis, fertilizantes, abonos, herbicidas y pesticidas que puedan resultar perjudiciales para la salud y provocar el deterioro del suelo.

Con el cultivo ecológico se sustituyen estos productos ambientalmente agresivos por otros como el compost y los fertilizantes orgánicos elaborados a partir de materia orgánica y se hace uso de los procesos biológicos naturales para evitar enfermedades y plagas y conseguir así plantas sanas y nutridas. Y además, se potencia la diversidad y la rotación de cultivos beneficiando la regeneración orgánica del suelo.

Hoy en día, la agricultura que consideramos convencional utiliza abonos químicos para que los alimentos crezcan más rápido, alteren su aspecto y, resulten más rentables para el agricultor.  Pero estos productos químicos pueden alterar sus propiedades haciendo, por ejemplo, que aumenten su cantidad de agua y pierdan su sabor e incluso que sean menos saludables si pierden contenido esencial como minerales fundamentales para nuestro organismo.

Estos compuestos químicos que se usan en la agricultura convencional pueden hacer que nuestro cuerpo vaya acumulando toxinas que son muy difíciles de eliminar. Nuestro hígado, que es el que se encarga de este proceso, se satura de trabajo y nuestra salud se puede llegar a resentir. Desde hace años, algunos agricultores se están dando cuenta de esto y están apostando por el cultivo ecológico, que cada vez predomina más en Europa. La agricultura ecológica ofrece productos de calidad y muy beneficiosos para nuestra salud.

Beneficios de los alimentos de cultivo ecológico

  • Para nuestra salud: porque no contienen químicos añadidos. Estarás consumiendo lo que ves, sin que tu cuerpo se resienta o tenga que eliminar toxinas.
  • Para la economía local: muchos agricultores ecológicos cultivan a pequeña escala y, por lo tanto, es una forma de hacer circular recursos a todas las zonas del mundo, sin provocar un crecimiento desmesurado de algunas empresas.
  • Para el medio ambiente: el cultivo ecológico también se centra en la salud de nuestro planeta, ya que no contamina los suelos con productos que cuesta mucho eliminar y que son perjudiciales para nuestro entorno.

En Infertosa apostamos por la agricultura ecológica, produciendo fertilizantes orgánicos y mediante nuestros productos certificados para producción ecológica.